Dirección de Correo, T. Gismera Velasco: atienzadelosjuglares@gmail.com

Dirección de Correo, T. Gismera Velasco: atienzadelosjuglares@gmail.com

martes, 13 de agosto de 2013

BRIHUEGA: ATENTADO CONTRA LA AUTORIDAD



BRIHUEGA: 
ATENTADO CONTRA LA AUTORIDAD

   En la noche del 21 de diciembre de 1915 fue agredido en Brihuega, a la salida del teatro, D. Mariano , juez de instrucción de la villa, por el joven Bonifacio G de la T.
   Decía la noticia:
   El agresor, que venía meditando ha tiempo su crimen, estuvo aquella noche esperando a que terminase la función de teatro para llevar a cabo su bárbaro atentado. El Sr. Juez salió acompañado de una hija y de las familias de los Sres. Contreras y Martínez y al despedirse todos delante de la casa juzgado y al entrar el Sr. Jues, fue acometido inopinadamente por el joven Bonifacio que se hallaba oculto, con un formón triangular de zapatero, dando al juez un fuerte golpe en el pecho, pero resbalando el arma en el gabán, fue a herirle en el brazo izquierdo produciéndole una herida de pronóstico reservado.
   A las voces de auxilio se volvieron las personas que antes le acompañaban y que estaban a pocos pasos, no pudiendo detener al criminal, que salió corriendo entregándose en la casa cuartel de la Guardia civil donde manifestó que acababa de matar al juez.
   El móvil de la agresión parece ser el haber perdido un juicio en el juzgado. El Sr. Juez no le reconocía personalmente.
 E l agresor es un joven de 22 años conocido con el apodo de Periquito el zapatero.
   A los pocos momentos de ingresar en la cárcel fueron detenidos sus padres Francisco G y Juliana de la T, así como sus hermanos, dándose aviso a Madrid, donde vive otro de los hermanos para que también fuese detenido.
   Se les detenía porque habían expresado deseos de venganza contra el juez y uno de los abogados de Brihuega, pues el juez y el abogado en cuestión, cuando Francisco Gutiérrez como cobrador de varios censos interponía la denuncia correspondiente cuando no le querían pagar, el juez y el abogado no siempre, aunque la llevaba, le daban la razón.

Tomás Gismera Velasco