Dirección de Correo, T. Gismera Velasco: atienzadelosjuglares@gmail.com

Dirección de Correo, T. Gismera Velasco: atienzadelosjuglares@gmail.com

domingo, 11 de agosto de 2013

PIOZ: POLÍTICA DE CAMPANARIO



PIOZ: POLÍTICA DE CAMPANARIO

La noticia:
   En el cercano pueblo de Pioz ha sido vilmente asesinado un laborioso vecino de aquella localidad llamado Doroteo Rodríguez.
   Pasadas noches, cuando el infeliz Doroteo se retiraba a su casa, tres individuos que le aguardaban en la esquina de una calle le dieron muerte alevosa, sin que mediara la más insignificante palabra.
   Han resultado ser los asesinos un hijo del Alcalde, llamado Jesús Díaz, Faustino Gutiérrez y Crisanto Oter.
   El hijo del Alcalde era soldado en el cuartel de la remonta de Alcalá.
   Se atribuye dicho crimen a cuestiones políticas y el hecho ha producido entre los vecinos gran indignación por ser la víctima persona de intachable conducta.
   Una gracia más que deben los vecinos de Pioz a la dichosa política de campanario.
   Apenas se tuvo conocimiento en Pastrana de este crimen, salió para el lugar del suceso el activo juez se primera instancia Sr. Panero, acompañado del actuario Sr. Blázquez y del médico forense Sr. Aparicio, y a las acertadas disposiciones del actuario judicial se debe el que inmediatamente fuese descubierto el misterio y después de dos días de incesantes trabajos y teniendo que viajar de noche, regresó este a Pastrana con los tres citados detenidos y un arsenal de armas.
   El desgraciado Doroteo Rodríguez presentaba dos heridas de arma blanca en la parte superior del pecho, y una de ellas tan profunda que después de atravesar el pulmón llegó hasta el hígado, ocasionándole la muerte.
   Plácemes merece el juzgado instructor de Pastrana, pues seguramente sin su intercesión hubiera quedado impune tan horrible crimen.
   El suceso tuvo lugar en la noche del domingo 16 de febrero de 1908. Una vez cometido el crimen, los tres asaltantes se dirigieron a sus casas dejando el cuerpo de Doroteo tirado en la calle, donde fue descubierto en la madrugada del día siguiente.
   La causa del crimen: Doroteo estaba en contra de las ideas políticas de sus tres asaltantes, y de la gestión que en el municipio llevaba a cabo su Alcalde.
   Para los tres acusados, Jesús , Crisanto  y Faustino, se pidió la pena de muerte, como máxima pena posible. Fueron condenados a cadena perpetua.

Tomás Gismera Velasco