Dirección de Correo, T. Gismera Velasco: atienzadelosjuglares@gmail.com

Dirección de Correo, T. Gismera Velasco: atienzadelosjuglares@gmail.com

miércoles, 14 de agosto de 2013

RENERA: LA MUERTE DEL HIJO DEL PAJARITO



RENERA: LA MUERTE DEL HIJO DEL PAJARITO

   Contaba la noticia:
   El martes último (20 de marzo de 1900), comenzó a circular la noticia de la aparición en Los Páramos, cerca de Tendilla, de un joven de 16 años natural de El Olivar, e hijo del conocido vendedor de huevos conocido como El Pajarito.
   Se añadía que el móvil había sido el robo, pues el cadáver del muchacho, descubierto por los viajeros del coche de Sacedón, aparecía despojado de setenta y cinco pesetas que recibió en Horche a cambio de una carga de lentejas.
   Se comprobó que unos días antes había estado en Guadalajara, en el Parador del Puente, conduciendo dos caballerías con dirección a Horche, donde dejó y cobró las lentejas, dos arrobas, continuando después hacía El Olivar.
   Al regresar el coche de viajeros de Sacedón descubrieron en el kilómetro 9 de la carretera de Budia a Fuentelencina, entre las dos casillas de los peones camineros el cadáver del joven con horribles cuchilladas, resultando ser el infeliz huevero Anastasio P. Fuentes, perteneciente a la familia de Los Pajaritos de El Olivar.
   El padre se enteró de lo sucedido por el camino cuando marchaba desde Guadalajara a su pueblo y un carretero le dio cuenta de lo que había pasado. l padre fue quien advirtió de que debía de llevar el dinero del cobro de las lentejas, por lo que se dedujo que lo mataron para robarle.
   Las mulas aparecieron atadas a un chaparro no lejos del lugar…
   Después de muchas diligencias por la zona, fue detenido en Renera el autor del crimen. Se trataba de un joven de 17 años llamado Mariano Calvisto Porterone, de oficio molinero, y quien fue puesto preso en la cárcel de Sacedón.
   El descubrimiento del criminal se debe a referencias dadas por uno de los peones camineros que vio pasar por su casilla al joven Mariano.
   Terminaba la prensa diciendo: … a no ser por la circunstancia privilegiada que concurre en el autor de los hechos, que aún no ha cumplido los 18 años sería de aplicar la pena más grave con que el Código Penal castiga los mayores crímenes.

Tomás Gismera Velasco