Dirección de Correo, T. Gismera Velasco: atienzadelosjuglares@gmail.com

Dirección de Correo, T. Gismera Velasco: atienzadelosjuglares@gmail.com

martes, 13 de agosto de 2013

SAYATÓN: LOS VECINOS ASALTANTES



  SAYATÓN: LOS VECINOS ASALTANTES

   La noche del 21 de noviembre de 1904 a eso de las diez y media, Pablo A, que se encontraba acostado, sintió ruidos extraños en su casa y alarmado despertó a su hija Teresa, que dormía en la misma habitación que una sobrina de 10 años y la criada de la casa Primitiva M.
   Como los ruidos continuasen Pablo A cogió una escopeta, pero ya era tarde, pues los asaltantes se encontraban dentro de la casa y uno por delante y otro por detrás le dieron un golpe dejándole sin sentido.
   La hija, al darse cuenta del riesgo que corrían cuantos se encontraban en la casa corrió a una ventana dando voces pidiendo auxilio, pero pronto fue callada, pues a pedradas desde la calle comenzaron a amenazarla dos o tres individuos más, cómplices de los que habían penetrado en la casa.
   Los ladrones, en número de cinco, ataron de pies y manos a Pablo A, a su hija Teresa y a la criada, a Pablo lo bajaron hasta la bodega de la casa y a la hija y a la criada las ataron a las camas, procediendo a continuación a saquear la casa y llevarse cuantas cosas había de valor.
   En esta situación pasaron un par de horas hasta que al final, cuando vieron que no había peligro, la sobrina desató a su tía Teresa y esta a su vez a la criada y salieron a la calle a pedir auxilio, en el momento en que apareció el padre, que había logrado escapar igualmente.
   En el acto del juicio declararon 52 testigos, que reconocieron a los acusados, como los habían reconocido Pablo A y su familia, los vecinos de Sayatón, Mariano S L y Anastasio M, sin poder reconocer a los otros tres, a los que los dos detenidos se negaron a delatar.
   Los dos asaltaron la casa con la cara embadurnada de harina para que no los reconociesen, pero la voz los delataba, no en vano Anastasio vivía enfrente del asaltado.

Tomás Gismera Velasco