Dirección de Correo, T. Gismera Velasco: atienzadelosjuglares@gmail.com

Dirección de Correo, T. Gismera Velasco: atienzadelosjuglares@gmail.com

domingo, 14 de septiembre de 2014

ALMADRONES: LAS COPLAS QUE TÚ ME CANTES



   Ya dijimos con anterioridad que las rondas nunca fueron buenas, cuando en ella se introducía el palo, y la bebida.

   La de Almadrones salió una tarde noche del mes de febrero de 1909, a rondar las calles y rondar la noche, que no siempre fue plato de gusto de todo el vecindario.

   La noticia, en resumen de prensa, comunicaba que:

   … aun cuando aquel día no era uno de los que se tiene por costumbre rondar en Almadrones, apenas los mozos sintieron los primeros acordes de las guitarras, muchos de ellos salieron a la calle.

   Poco después de las nueve, y cuando ya la ronda había terminado,  retirábase a su vivienda el joven de 24 años L.D.,  cuando le salieron al paso B.C. y M.M.S., de 18 y 20 años respectivamente.

   Dicen que uno de aquellos mozos hubo de preguntarle a L.:

   -¿Qué coplas cantabas la otra noche?

   Y sin esperar contestación le asestó con un palo un fuerte golpe en la cabeza, cayendo sin sentido el desventurado mozo.

   A los dos días de tan salvaje agresión dejó de existir, siendo apresados los dos mozos citados quienes actualmente se encuentran en Sigüenza a disposición del juez…

   Fueron jugados aquella misma primavera, a M.M.S. se le retiraron los cargos, pues puedo probar que nada tuvo que ver en la muerte, ya que casualmente acompañaba a su amigo, desconociendo las intenciones que llevaba.

   El joven B.C., a quien faltaban en realidad algunos días para cumplir los 18 años, se había dado por ofendido por unas coplas que días atrás entonó el difunto haciendo referencia a su familia y, tomando la justicia por la punta del garrote…

   Declaró que no era su intención causar tan grave mal, pero ya nada tenía remedio. Por lo que fue juzgado, y sentenciado, apreciando las atenuantes que señaló su defensor, a ocho años y cuatro meses de prisión.