Dirección de Correo, T. Gismera Velasco: atienzadelosjuglares@gmail.com

Dirección de Correo, T. Gismera Velasco: atienzadelosjuglares@gmail.com

sábado, 18 de octubre de 2014

HIENDELAENCINA: CHAMOLA Y ZAMANGA



   A las peleas y las muertes violentas, a causa en la mayoría de los casos al juego y el exceso de alcohol, se acostumbró la población de Hiendelaencina cuando la minería, y la plata, se hizo dueña del entorno.

   El mes de enero de 1907, tras el recibimiento del nuevo año, y con el alimento de unas copas de más, tampoco iba a pasar desapercibido:

   “… fue muerto en una de las calles de dicho pueblo, a consecuencia de un disparo de arma de fuego un joven minero conocido vulgarmente por el apodo de Zamanga.

   Respecto al móvil de dicho crimen, circulan diferentes rumores de los cuales y a modo de información nos hacemos eco del que tiene más visos:

Hiendelaencina

   Hace algún tiempo fue asesinado en Hiendelaencina un joven y por más indagaciones que se practicaron nadie averiguaba quien había sido el autor del delito.

   Cuando ya se creía que ese hecho quedaría impune se presentó el citado Zamanga a las autoridades manifestando que el autor del crimen que se perseguía era un joven de aquel pueblo, hijo del Chamola.

   El denunciado fue detenido, se le siguió proceso y la audiencia lo condenó.

   Ahora la creencia más popular es que Chamola, en venganza, ha matado a Zamanga por denunciar a su hijo”.

   El tal Chamola había sido Guardia civil, de cuyo cuerpo fue expulsado, y entonces ejercía como guarda jurado en alguna de aquellas instalaciones mineras. Detenido como sospechoso, no tardó en confesar la autoría del crimen, y en verificar las afirmaciones que corrían por el pueblo,

   Solo era entonces un rumor, pero con visas de realidad. De lo que si se quejaban los vecinos, al decir de la prensa, era de la inseguridad que se vivía en el pueblo “dándose casos de muchachos de catorce años, que van por las calles provistos de su correspondiente arma de fuego”.

Tomás Gismera Velasco