Dirección de Correo, T. Gismera Velasco: atienzadelosjuglares@gmail.com

Dirección de Correo, T. Gismera Velasco: atienzadelosjuglares@gmail.com

sábado, 13 de diciembre de 2014

PALANCARES: DOCE HACHAZOS




   La desaparición del vecino de Palancares Julián M. en los últimos días del mes de noviembre de 1909 conmocionó a todo el pueblo, el cual, a pesar de todo, dudó entre salir a buscarle al monte o esperar su regreso.

   Coincidencias del caso fue que al mismo tiempo que desapareció Julián lo hizo igualmente otro vecino, Lucas G. M., ambos enfrentados desde tiempo atrás por diversos asuntos de lindes de tierras y aprovechamiento de pastos.

   Nadie dudó de que ambos, en uno de aquellos rifirrafes que tan comunes habían sido a lo largo del tiempo en el pueblo, hubiese tenido fatales resultados, tan solo cabía averiguar cuales eran aquellos y quien habría salido vencedor y perdedor en la disputa.




   A pesar de ello, ambas familias pusieron la correspondiente denuncia, que fue diligenciada por la Guardia civil de Tamajón, quien en unión de varios vecinos de los pueblos limítrofes anduvieron a la búsqueda de ambos, sin encontrar rastro alguno.

   Encontraron finalmente tres días después de la desaparición y de forma casi casual, a Lucas, a quien las apariencias acusaban de haber cometido alguna fechoría gorda, puesto que llevaba las ropas manchadas de sangre.

   Terminó confesándose autor de la muerte de su vecino, con el que se había encontrado, de forma casual, en el monte. Allí, en la soledad de la sierra salieron a relucir las palabras mal dichas, salieron las navajas y… la acusación de que una cabra propiedad del difunto acabó en la otra casa.

   El autor de la muerte confesó que tan sólo se había defendido, con un hacha que llevaba para cortar leña, conduciendo a la Guardia civil al lugar en el que se encontraba el cuerpo del difunto. Al que se le encontraron, al menos, doce hachazos.

   Se le juzgó por homicidio, siendo condenado a catorce años de prisión. Tenía, cuando cometió su delito, 19 años de edad.

Tomás Gismera Velasco