Dirección de Correo, T. Gismera Velasco: atienzadelosjuglares@gmail.com

Dirección de Correo, T. Gismera Velasco: atienzadelosjuglares@gmail.com

miércoles, 29 de abril de 2015

BRIHUEGA: ACOSTUMBRADOS AL CRIMEN



BRIHUEGA: ACOSTUMBRADOS AL CRIMEN

   Decía la prensa en torno a uno de tantos sucesos ocurridos en el lugar de Brihuega, donde en algún tiempo fueron bastante aficionados, como en otros, a las navajas:

   El 12 de los corrientes (julio de 1905), y en juicio por jurados se vio la causa instruída por el Juzgado de Brihuega contra Francisco B.M., alias Garrón, por muerte violenta de Manuel del A. P.,  entre las seis y media a siete del 5 de febrero del presente año en el pueblo de Brihuega y su calle de la Sinagoga. La acusación pública estaba del fiscal Sr. Bustamante y defendía al procesado el letrado Sr. Bravo.


  
   En breve se realizaron las pruebas, resultando de las acusaciones que el Garrón fue a buscar a este al cocedero de Manuel y encontrándolo en la calle se acercó a él y le dijo: Oye tú, estás haciendo burla de mí. A lo que contestó Manuel que él no se metía con nadie, y sin mediar más palabra el Francisco con una navaja de grandes dimensiones dio un golpe al Manuel, produciéndole una herida en la región abdominal a consecuencia de la cual falleció al día siguiente.

   Las de la defensa dijeron que con motivo que en el pueblo tenían procesado e interfecto, estaban enemistados, y la testigo Victoria C., que estando en su casa para cenar sintió voces en la calle, conociendo al Garrón, que decía: Con la razón, y tener todavía que callar; que se asomó a la calle, y preguntándole qué le pasaba, no contestó; que se marchó calle arriba sin ver que llevara armas.

   Sin embargo todas las pruebas, a pesar de que no hubo testigos, condenaban al Garrón, como igualmente lo condenó el juez, a catorce años, ocho meses y un día de reclusión temporal, y a indemnizar a la familia del difunto con 2.000 pesetas.

Tomás Gismera Velasco