Dirección de Correo, T. Gismera Velasco: atienzadelosjuglares@gmail.com

Dirección de Correo, T. Gismera Velasco: atienzadelosjuglares@gmail.com

martes, 26 de mayo de 2015

BERNINCHES: A PALOS CON EL MARIANO



BERNINCHES: A PALOS CON EL MARIANO

   Sucedió en Berninches a las puertas de la Navidad, cuando el pueblo estaba inmerso en aquellas celebraciones, con la humildad lógica de los tiempos, y de los pueblos, en los que, para celebrar con buena comida la Nochebuena, lo mejor era matar un buen cerdo.

   Inmersos en la matanza se encontraban algunos de los vecinos, entre ellos Mariano M., y su primo Pascual M. R., y por un quíteme allá esas grasas, ambos se enzarzaron en una agria discusión, entonada con unas copas de aguardiante.

   La familia impuso la paz, que se logró momentáneamente hasta que la misma tarde del 20 de diciembre de 1887 ambos primos volvieron a enzarzarse a la salida de la taberna, y fueron vueltos a separar, cuando los puños amenazan con encontrarse, por los mozos que los acompañaban.


   Marchó cada cual a su casa, imaginando los vecinos que, como cosa de mozos, y familia, todo quedó en el olvido.

   El desastre llegó con la amanecida, cuando descubrieron en el portal de su casa a Mariano, cosido a navajazos, sin que se encontrase otro culpable que su primo. Dormía tranquilamente en su casa, ajeno a que lo buscaban. Y lo encontraron.

   Había tenido tiempo de borrar las huellas de su crimen, quemado las ropas ensangrentadas y se había desecho de la navaja utilizada. Nadie lo vio y nadie podía testificar contra él.

   Sólo un detalle dejó en el olvido. En sus bolsillos encontraron el reloj del difunto, marcando la hora de su muerte. No reparó en ello, y a pesar de que se enzarzó en justificaciones imposibles, al final terminó confesando, tres días después.

   En el juzgado de Sacedón tuvo lugar el juicio, en el que fue condenado a veinte años de cárcel y a indemnizar a los herederos del difunto con 2.000 pesetas, que lógicamente no tenía por lo que le fueron embargados todos sus bienes, tierras, casa y hasta el rucio. Tasado todo en 300 pesetas.

   Tomás Gismera Velasco