Dirección de Correo, T. Gismera Velasco: atienzadelosjuglares@gmail.com

Dirección de Correo, T. Gismera Velasco: atienzadelosjuglares@gmail.com

domingo, 30 de agosto de 2015

AUÑÓN: EL CRIMEN DEL ARRABAL



AUÑÓN: EL CRIMEN DEL ARRABAL

   No fue un día cualquiera el 23 de septiembre de 1877 en Sacedón, ni en los pueblos del entorno. Algo se anunciaba fuera de lo normal. Algo que, a pesar de que los tiempos corrían parejos al suceso que estaba por ocurrir, tuvo alterada a la población desde los inicios del mes, o para ser más justos, del año.

   Los vecinos se dividían a la hora de dar la razón, o quitarla, a la justicia. A esa justicia dura de los hombres que dice quién debe vivir, o morir.

   El silencio de la madrugada, vestida de luto, la alteró la llegada de una patrulla de la Academia de Ingenieros Militares que, desde Guadalajara, caminaron a lo largo de toda la noche para entrar en la población cuando las primeras luces del alba despertaban al pueblo. La mañana del día anterior, el 22 de septiembre, habían llegado al pueblo, en procesión  y con cruz alzada, los miembros de la Hermandad de la Paz y la Caridad. A su llegada, al pasar por la plaza Mayor, se detuvieron delante de la cruz allí levantada. Se arrodillaron y comenzaron sus rezos. La justicia del hombre comenzaba a escribir sus últimas líneas…

El relato íntegro en: Con la muerte en los... El libro, pulsando aquí