Dirección de Correo, T. Gismera Velasco: atienzadelosjuglares@gmail.com

Dirección de Correo, T. Gismera Velasco: atienzadelosjuglares@gmail.com

domingo, 20 de diciembre de 2015

GALÁPAGOS: EL SUEGRO JUSTICIERO



GALÁPAGOS: EL SUEGRO JUSTICIERO

   Lo tomamos, directamente, de la crónica periodística:

   “En el pueblo de Galápagos se desarrolló el último martes (20 de julio de 1904), un tristísimo suceso a consecuencia del cual resultó muerto el vecino de dicha localidad Juan P. G., casado y de oficio labrador.

   El sujeto de referencia, según noticias que hemos podido adquirir era de carácter irascible y pendenciero, y era raro el día que en su casa no provocara algún altercado del que no salían bien parados su desgraciada mujer y los hijos de esta, puesto que se encontraba casado en segundas nupcias la pobre mujer, con el individuo en cuestión.



   Como de costumbre, el día del suceso, Juan P., hizo objeto de malísimos tratos a su mujer e hijos y como aquella le reconviniese por su depravada conducta, anunciándole que estaba dispuesta a marcharse con su padre, el irascible marido hubo de expresarse en términos nada halagüeños para su padre político y hasta manifestó se hallaba dispuesto a darle muerte.

   Una de las hijas de la ofendida madre, niña de no muchos años, corrió al domicilio de su abuelo, Pantaleón C., anunciándole los terribles propósitos que abrigaba su padrastro, y ese aviso sirvió para que el suegro de Juan tomase las debidas precauciones, esperando a su yerno con una carabina en el interior de su casa.

   Al poco tiempo se presentó Juan en actitud nada tranquilizadora y sin dejarle entrar en la casa, Pantaleón le disparó un tiro, dejándolo muerto en el dintel de la puerta.

   Juan recibió la descarga en la clavícula izquierda, ocasionándole una terrible hemorragia y una herida mortal de necesidad.

   Pantaleón ingresó el miércoles en la cárcel después de haberse declarado autor de la muerte de su hijo político”.

   Fue condenado a siete años de cárcel. Pantaleón falleció poco después de abandonar la prisión, en 1913, en Galápagos, a los 73 años de edad.

   Tomás Gismera Velasco