Dirección de Correo, T. Gismera Velasco: atienzadelosjuglares@gmail.com

Dirección de Correo, T. Gismera Velasco: atienzadelosjuglares@gmail.com

jueves, 21 de junio de 2018

TRAID. EN LA CALLE DE EN MEDIO


TRAID. EN LA CALLE DE EN MEDIO

Al anochecer del día 1º se hallaban reunidos en la calle de Enmedio de Traid, los vecinos Faustino G. U., Saturnino R. U., Santiago R., Manuel R., Guillermo U., y Félix B.

Faustino G., que es guarda municipal, casado, de unos 31 años de edad, invitó a los demás a tomar un vaso de vino, y como comprendiera que ya había tomado el Faustino más de lo regular, rehusaron el ofrecimiento.

Saturnino R., dio un empujón, dicen que en sentido amistoso al Faustino, indicándole que se retirara a su casa, y el guarda municipal así lo hizo, sin que mediaran más palabras.

Al poco rato volvió Faustino armado de un cuchillo puñal, y sin que pudieran evitar el golpe los presentes, asestó una puñalada al Saturnino en la parte superior del muslo izquierdo en dirección a la ingle, que le produjo la muerte a los quince minutos.

Mientras los compañeros asistían al moribundo el agresor se dio a la fuga con dirección a Molina, y en las afueras de dicha ciudad fue capturado.

El hecho ha producido en Traid la natural sensación, por tratarse de un homicidio, que si nunca está justificado este delito, en la ocasión presente obedece a una causa sutil.

El homicida convicto y confeso está en la cárcel de Molina.

(Así lo contó la prensa, tras el suceso, el 5 de septiembre de 1901)

domingo, 10 de junio de 2018

CABANILLAS DEL CAMPO: LA SIEGA


CABANILLAS DEL CAMPO: LA SIEGA

( De la prensa)


   A anochecer del día de ayer venían por la carretera de Cabanillas unos segadores y al llegar al establecimiento de vinos y comidas de Ortiz, cerca del muelle, entraron a tomar unas copas.

   Desde dicho punto a la caseta de camineros vinieron disputando sobre el pago del vino bebido Anastasio M. H., y Francisco G.

Se agrió la cuestión a la entrada del puente, e interviniendo en ella Toribio L., de 17 años, salió a la defensa de su tío Francisco, infiriendo al Anastasio una puñalada.

El tío sacó una faca y también hirió a su adversario.

El herido, de unos 39 años de edad es natural de Jadraque y vecino de Vallecas. Los agresores son vecinos de Colmenar de Oreja.

El Inspector de Policía D. José Jiménez, que se hallaba de servicio en la Estación, tan luego tuvo conocimiento del hecho, salió en persecución de los autores del crimen, que habían huido camino de los Parrales y al verse perseguidos por la Guardia civil retrocedieron, cayendo en poder del Sr. Jiménez muy cerca del lugar del suceso.

Se hallaba el herido tendido en tierra entre el ventorro del puente y la caseta de camineros, y como al parecer daba pocas señales de vida, dispuso el inspector fuese conducido en un carro al Hospital civil.

Reconocido por el médico forense señor Méndez, le apreció una herida inciso punzante de forma triangular de unos tres centímetros de longitud y de profundidad no precisada anoche, por no perjudicar la herida con la sonda, puesto que se halla sobre la región precordial.

En la región inferior del brazo izquierdo tiene otra herida de otros tres centímetros, que interesa la piel y tejidos musculares, y una contusión de segundo grado en el brazo derecho.

La lesión del tórax es de pronóstico reservado, pues pudiera haber interesado algo la pleura.

Los autores del crimen, Francisco y Toribio, a quienes fueron ocupadas las armas blancas con que hirieron, fueron conducidos a la cárcel a disposición del Juzgado de Instrucción, que incoó el sumario a poco de ocurrir el suceso.

(Lo contó la prensa el 3 de julio de 1901)

domingo, 3 de junio de 2018

DRIEVES. EL CRIMEN


DRIEVES. EL CRIMEN


De la prensa

El domingo último se cometió un horrible crimen en la carretera de Drieves a Mazuecos. Parece que un carretero valenciano había ido a comprar un carro de queso al pueblo de Drieves, teniendo que marcharse sin la mercancía.

Comprendiendo sin duda los criminales que llevaría algún dinero, le sorprendieron a poco de salir de dicho pueblo, robándole y disparándole dos tiros que le ocasionaron la muerte. Después le dieron varias puñaladas haciendo volcar el carro por un desmonte.

El juez de Pastrana salió inmediatamente para el lugar del suceso, sin que hasta ahora se tengan noticias de quienes sean los autores del crimen.



(Se publicó el 5 de junio de 1898)