Dirección de Correo, T. Gismera Velasco: atienzadelosjuglares@gmail.com

Dirección de Correo, T. Gismera Velasco: atienzadelosjuglares@gmail.com

domingo, 19 de mayo de 2019

ATIENZA, CRÓNICA PARDA

ATIENZA, CRÓNICA PARDA



La crónica negra forma parte de  los pueblos. De la vida de los pueblos. El hombre nace, vive y, en ocasiones, mata.

Aquí presentamos una serie de relatos en torno a  sucesos que dejaron huella en Atienza, en cuya villa fueron juzgados y donde, como cabeza judicial, se aplicaron y ejecutaron las penas, cuando correspondió.




Sin duda, hay muchos más, sucesos y casos, que podrán formar parte de otros volúmenes.

Los sucesos y casos que componen el presente volumen nos llevan a desde Atienza a Madrid, para seguir los pasos de “Colás el perista”, uno de los ladrones de guante blanco más famosos del Madrid de los años 30, natural de la villa. A los enfrentamientos políticos del primer decenio del siglo XX, cuando las discusiones municipales se solventaban a tortas; a uno de los crímenes más absurdos habidos en la villa, con el protagonismo de dos mozos de la alta sociedad, y dos reales de por medio; al terrible caso de la sobrina del cura de Rebollosa que se ahorcó en la cárcel de la villa; a la noche en la que ardieron la fonda Molinero o los almacenes Aparicio; a la triste muerte de un anciano junto a la caseta de Cantaperdiz, después de un grave suceso; al terrible caso ocurrido al inicio de una noche de junio a las puertas del horno del tío Aceituno, en la plaza de San Gil…


(Todos los sucesos ocurrieron tal y como se cuentan. Los nombres de los protagonistas han sido alterados y no se corresponden con los de quienes,  en su momento, fueron protagonistas de los sucesos relatados. Cualquier parecido con personajes o apellidos actuales sería, por tanto, mera casualidad, y sin ninguna relación con los tiempos que corren)


ÍNDICE

COLÁS EL PERISTA  /  9

GÜELFOS Y GIBELINOS  /  21

POR UN PUÑADO DE REALES  /  35

CORTE DE PELO A REVÓLVER  /  39

LA PRIMA DEL CURA  /  45

LA CÁRCEL  /  51

NOCHE DE RONDA  /  61

ATIENZA EN LLAMAS  /  73

GALLARDO EN CANTAPERDIZ  83

EL HORNO DE ACEITUNO  /  89



EL  LIBRO:
  • Tapa blanda 104 páginas
  • Editor: Independently published
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 109887496X
  • ISBN-13: 978-1098874964

jueves, 21 de marzo de 2019

CRIMEN EN GUALDA


CRIMEN EN GUALDA


(De la prensa)


   En los días del jueves y el  viernes se ha visto en la Audiencia Provincial la causa seguida en el Juzgado de Cifuentes contra Francisco S. S.,  por muerte del juez municipal que fue de Gualda, Zacarías H., en la noche del sábado  7 de noviembre del año pasado.

Con motivo de las elecciones de concejales venían muy excitados los ánimos en el pueblo de Gualda, dividido en dos bandos, que capitaneaban el muerto Zacarías H.,  y el padre del matador Francisco S. S.

Se dijo a raíz del suceso que los adversarios del Zacarías suponían perdida la elección por la influencia de este, y hasta se afirmó, pero nada se ha probado que decidieron matarle, por lo que fueron detenidos quince vecinos; pero únicamente ha resultado como cierto que Francisco S. A., disparó sobre Francisco H.,  con una pistola, quedando tan  mal herido que falleció a las doce horas.

El procesado ha sido defendido por el reputado criminalista del Colegio de Abogados de Madrid don Gerardo Doval, que en la tarde de ayer pronunció un brillantísimo informe ante la Audiencia provincial, informe que será indudablemente uno de los mejores pronunciados en Guadalajara, por su doctrina sana y contundente, por sus bellas imágenes y hermosos conceptos.

El Sr. Doval ganó con su informe el veredicto de inculpabilidad que le dio el jurado, probando la inocencia de su defendido, acusado de asesinato por el Fiscal señor Bustamante, con la  agravante de reincidencia que implica la pena de muerte y de asesinato sin dicha circunstancia, aunque probada en autos por el acusador privado Sr. Solano, que lleva consigo la pena de cadena perpetua.

El Tribunal de Derecho, en vista del veredicto del jurado, dictó sentencia absolviendo al procesado Francisco S. S., defendido por el Sr. Doval.



(Se publicó el 12 de noviembre de 1904)

domingo, 10 de marzo de 2019

EL CRIMEN DE GALÁPAGOS (2)


EL CRIMEN DE GALÁPAGOS (2)

(Según la prensa de Guadalajara)
(En este mismo blog hay publicada otra entrada referente a este crimen, de menor extensión. Aquí presentamos una nueva versión)


   Pantaleón C. L., y su hijo político Juan P., vivían hace tiempo en continuada lucha y tenían frecuentes peloteras en las cuales, como menos fuerte, salía perdiendo el Pantaleón, hombre ya de unos 67 años de edad.

Juan P., hombre pendenciero, y más aún cuando abusaba del vino, que acostumbraba a hacerlo con frecuencia.

Era generalmente quien pagaba la pobre mujer; a la que maltrataba muchas veces y por este carácter y su conducta reñían a menudo Pantaleón C., y Juan L., recibiendo el primero hace un año un estacazo en la cabeza que le produjo una gran herida.

Pantaleón C., llegó del campo el día 19 martes por la tarde, y al entrar en su casa una nieta suya le dijo que Juan P., su padrastro había pegado a su madre, hija por tanto del Pantaleón, y que había dicho que mataría al abuelo en cuanto lo viera.

Añadió la niña, que se llama Isabel R., que el Juan había acabado por echar de la casa a toda la familia, y que el escándalo había sido muy grande.

El abuelo, solo en casa con su nieta, se puso a hacer la cena y concibió la idea de prevenirse contra cualquier agresión de su yerno y al efecto se armó de una escopeta cargada con perdigones.

La nieta, con un niño en brazos, se hallaba a la puerta de la casa cuando vio venir al Juan con una piedra en cada mano, y avisado el Pantaleón se colocó este en un pajar, frente a la puerta de entrada y al llegar Juan P., le pegó un tiro de escopeta a quema de ropa.

La nieta, Isabel R., asustada ante el horroroso espectáculo que acababa de presenciar, huyó en busca de su madre y abuela y qué pasó en la familia no se sabe, porque con nadie se vieron aquella noche, que debieron pasarla llorando la desgracia.

Nadie buscó al matador, y este a la mañana siguiente al amanecer se presentó ante el juez municipal del pueblo, D. Manuel Acevedo, confesando su delito.

Cuentan que el viejo Pantaleón se personó en el juzgado relativamente tranquilo, y que declaró había matado a su yerno atemorizado por las amenazas de muerte de que había sido objeto.

Pantaleón C., autor de la muerte de Juan P., es natural de Serracines de Torote (Madrid), casado, jornalero, y se dedica en Galápagos a cuidar los cerdos del vecindario.

Había sido guarda de campo, y conservaba en su poder la escopeta de servicio con la cual ha dado muerte a su yerno.

El juez de Instrucción de esta capital señor Sainz de Baranda, y el escribano Sr. Martínez, con un alguacil y el forense Sr. Méndez, se trasladaron a Galápagos tan pronto tuvieron noticia del suceso, instruyendo el correspondiente sumario.

La autopsia fue practicada por los médicos D. Vicente Méndez, forense y D. Eugenio de la Riba, titular de Torrejón del Rey.
(Sucedió en el mes de julio de 1904. Lo contó la prensa el día 23).

domingo, 3 de marzo de 2019

BERNINCHES. EL CRIMEN


BERNINCHES. EL CRIMEN

(De la prensa)


   El miércoles de la semana pasada tuvimos noticias de que en término municipal de Berninches y en el kilómetro 9 de la carretera de Budia, se había cometido un crimen.

Como en los centros oficiales no se tenía noticia, aplazamos dar detalles hasta que se tuvieran confirmados.

Desgraciadamente el hecho es cierto, y la víctima es un joven de 16 años llamado Anastasio P. C., que vivía en El Olivar y había ido a varios pueblos a vender huevos.

El desgraciado presentaba siete heridas en la cabeza y una en cada mano, todas ellas de arma blanca, menos una que dicen es al  parecer de fuego.

El móvil del crimen ha sido el robo de 75 pesetas que el  desgraciado Anastasio había obtenido de la venta de huevos.

La fuerza de la línea de Tendilla al mando del teniente D. Gustavo Tusser, ha capturado al autor del crimen.

Resulta ser este Mariano C. P., de 16 años de edad, natural de Budia y habitante en Renera y se halla convicto y confeso del hecho.

(Lo contó la prensa el 29 de marzo de 1900)